dsc00134

Onírico es el tema número 6 del disco Un día Perfecto, editado en el año 1997.

Links para consultar

Letra del tema

En vigilia de ensueños me vi controlar mi conciencia de ser
Desplazaba mi punto de encaje hacia algún lugar
donde no hacen falta alas para volar, sentir

Desde el aire fijé mi atención en visiones sin explicación
Desbordaba energía, estallaba en intensidad
Me precipitaba y volvía a volar
Sobre las sierras y el mar, sobre la ciudad vi mi barrio
el cielo invita a jugar, a no despertar, a no despertar

Perdía en el intento mi incierta identidad
Amanecía vacilando despertar
Y permanecía en el mismo lugar, despierto

Pasan los días sin sol, mi vida es una mueca triste
Me preguntaste por qué y no supe hablar
Me siento sin corazón, me siento tan incompleto
Mi cuerpo sabe lo que natura non da,
no puedo volar aunque lo intente

Pasan los días sin sol, mi vida es una mueca triste
Me preguntaste por qué y no supe hablar
Me siento sin corazón, me siento tan incompleto
Mi cuerpo sabe lo que natura non da,
no puedo volar, no puedo volar

Comentario de J.G.

Hace unos días volví de vacaciones. No estuve en el mar, no estuve en las sierras, ni tampoco en la nieve. Estuve en un pueblo de la provincia de Jujuy llamado Tilcara, situado en el corazón de la quebrada de Humahuaca, bien al norte de Argentina. No es casualidad que haya caído en esas tierras, ya que desde el año 2004 en que las conocí, es la tercera vez que dedico días de mis vacaciones a deambular por distintos  pueblos  de ese lugar de ensueño.

Es difícil explicar con racionalidad el por qué de mi insistencia con esos pagos. Y no tengo otra que caer en la palabra energía. La imponencia de sus paisajes, la sencillez de su gente, el entramado de sus calles sin asfalto, la rusticidad de sus construcciones, son todas cosas que hacen de ese marco un marco onírico, gracias al cual, cada vez que voy, se produce en mí una recarga energética que me ayuda a afrontar el año con toda la fuerza posible.

Pero este viaje tuvo un condimento diferente, y fue que estuve en la semana de carnaval. Y no se crean que es el carnaval al que estamos acostumbrados a ver por televisión como el de Río de Janeiro, o el de Gualeguaychú (para los lectores Argentinos). Es algo completamente distinto, que muy poca gente ha tenido la posibilidad de vivenciar. Es tan impactante, que cualquier cosa que escriba sobre lo que se vive en la quebrada de humahuaca por esos días va a ser vano. Porque es algo corporal, sanguíneo, que para sentirlo hay que vivirlo personalmente.

Las jornadas arrancan a eso de las 16. Familias del pueblo realizan las denominadas “invitaciones”.  La familia que invita pone, en la puerta de su casa, tachos de una bebida llamada saratoga (bebida alcohólica compuesta por vino + agua +limón +azúcar y “alcohol de quemar”, sí alcohol de quemar). Y al ritmo de la música, el baile, los saltos, los gritos y las risas, los invitados nos vamos tomando la bebida, servida en botellas de gaseosas o cajas de vino cortadas al medio. Cabe aclarar que a la invitación puede ir cualquiera. Gente del lugar, turistas de Argentina, extranjeros, grandes, chicos, hombres, mujeres, etc. Y esto último es algo grandioso. La tarde / noche transcurre de invitación en invitación, caminando a lo largo y ancho de todo el pueblo. Hasta que no se acaba la bebida que pone una familia, no se puede caminar hasta la siguiente. Y finalmente, cuando se acaban las invitaciones, se termina en un recinto, con una banda en vivo, hasta altísimas horas de la noche.

dsc00152

Es una inmensa fiesta popular. Uno no se da cuenta, pero puede tomarse 6, 7, 10, o mas litros de vino a lo largo de la tarde y la noche. ¡Y no es joda! Y todo este trajín arranca un sábado, y se repite el domingo, el lunes y el martes, se descansa el miércoles y el jueves, y se vuelve al ruedo el otro viernes, sábado y domingo. Hay gente que le da el cuero para mantener ese ritmo todos esos días. A mí la verdad que no me dio, y un día caí en cama con fiebre y punzantes dolores estomacales. Toda la semana es una gran fiesta popular. Uno no mira, uno es parte, UNO MISMO LA HACE. Y nadie se fija si sos negro, blanco, rubio, morocho, extranjero, argentino, si vestís bien, si vestís mal, si estás sucio o estás limpio, etc. etc.

Hoy decidí hablar de esto. Y la canción fue elegida a propósito, porque habla de lo onírico, de los sueños, de un lugar donde no hacen falta alas para poder volar. Podría haber elegido hablar del supuesto alejamiento de Ciro Pertusi (cantante de Attaque 77) de la banda, o de los rumores de separación de la misma, o de que la primera vez que fui a un recital en mi vida fue a los 14 años y fue para ver a Attaque 77. Pero seguramente ya habrá otra ocasión para tocar esos temas …


dsc00169

PD: las tres fotos fueron tomadas durante este último viaje.

Anuncios