3030411

Ordinary es la canción número 4 del disco Face to Face, editado en el año 1996 a través del sello A&M Records.

Links para consultar

Letra del tema

Now you’ve made it up
it’s all inside your mind
now you’ve given up
you don’t know what’s there if you don’t try

so you’ve given in along with all your friends
and you’re still alone
the means don’t always justify the end

ordinary, ordinary
a look in the mirror is not enough
what makes you think that you’re not one of us?

if you make it up and start to use your mind
it isn’t difficult
you don’t know what’s there if you don’t try

Comentario final de J.G.

Face to Face es una banda que escucho hace muchísimos años. Y a decir verdad, no tenía ni la más mínima esperanza de alguna vez poderlos ver en vivo, ya que su último concierto había tenido lugar allá por el año 2004.

Sin embargo, en Octubre del año pasado, cuando estaba entrando al recital de Millencolin, me dieron un flyer anunciando una fecha de Face to Face en Buenos Aires para el mes de Diciembre. Y no quiero exagerar, pero casi me caigo de culo al piso. ¡No sólo que la banda había vuelto a tocar, sino que por primera vez venían a Argentina!

Como en ese momento estaba sólo, lo primero a lo que atiné, es a llamar a mis amigos para anunciarles la noticia. Y la mayoría no me creía nada. Es más, algunos ni con el flyer en la mano me llegaron a creer. Pero eso ya es pasado, y la realidad es que a vimos a Face to Face en vivo el pasado Diciembre, y podemos descansar tranquilos.

Ordinary es una canción tan simple como contundente, tanto en lo musical como en su letra.

“Está todo dentro de tu mente. No vas a saber que hay ahí si no lo intentás”

Es lo único que voy a transcribir de la letra. Me alcanza y me sobra para sacudirme un buen rato. ¿Cuántas veces nos da miedo emprender nuevas cosas? ¿Y si pasa esto, y si pasa lo otro? Mejor hago primero esto, si me va bien hago un poquito más, y después otro poquito. ¿Me saldrá bien? ¿Y los demás que pensarán? Así estoy bien, ¿para que arriesgar?

Podemos ponerle el nombre que quieran, pero ¡qué MIEDO tenemos a veces! Podemos buscarle el eufemismo que deseen, pero en la soledad de la noche, donde sólo estamos nosotros y la almohada, ahí no nos podemos mentir.

Y la verdad es que, como dice la canción, si no lo intentamos, nunca lo vamos a saber. Y yo les pregunto, ¿No hay veces que los carcome la intriga de que pasaría si hacieran eso que tanto desean y no se animan?

Pero quédense tranquilos, hay algo mucho peor, mucho más triste, y mucho más frustrante. Y me refiero a que alguna vez se tengan que preguntar algo como: ¿Que hubiera pasado si me hubiese animado a hacer eso que tanto deseaba? Y es mucho más triste porque ya nunca lo van a saber, porque el tiempo ya pasó, y porque el momento de haberse animado era otro. Y creánme que si alguna vez les llegara ese momento, la depresión que les va a agarrar va a ser muy difícil de revertir.

Así que ya saben, no dejen pasar el tiempo, hay muchísimo más para ganar que para perder, y sepan que, generalmente, la mayoría de las limitaciones son nuestras y no tanto del entorno.

Anuncios