2436931

The Ballad es el tema número 14 del disco Pennybridge Pioneers, editado por Burning Heart Records en el año 2000.

Links para consultar

Letra del tema

The last selection in the ballgame.
Does never get a pass.
“Not appreciated’s” just his first name.
He’s the scapegoat of the class.
There are no friends to cheer him up and
no girls, no sweet romance.
It’s impossible to expand,
when you never get a second chance.

Do you know, who’s that guy, who’s all alone?
Do you care enough to see? He’s in pain and misery.

He’s not going to the school-prom.
He said he had the flu.
Trumped-up excuses he told his mom.
-I’m safer here with you.
She told her son. -Someday, they’ll all be
sorry for mistreating you.
Don’t be afraid my son and trust me.
-You’ll be someone they will look up to.

Do you know, who’s that guy, who’s all alone?
Do you care enough to see?
He’s in pain and misery… Do you care enough to see?

Do you know, who’s that guy, who’s all alone?
Do you care enough to see? He’s in pain and misery

Comentario final de J.G.

Una hermosa balada. Esto es punk señoras y señores. Otra muestra más de que no es necesaria una guitarra distorsionada ni un baterista dándole al palo para tocar una canción de Punk Rock. Con una guitarra acústica alcanza y sobra,  sino pregúntenle a la gente de Millencolin, los creadores de semejante obra de arte. ¿Se dan cuenta de lo que quiero ir desmitificando con la categoría del blog “Punk para todos”?

The Ballad es una canción triste. Es la historia de un chico afligido y apenado, sin amigos y sin relación alguna más que con su contenedora madre. Es un chico ya desganado y desesperanzado, hasta el punto que inventa enfermedades para quedarse más seguro junto a su madre.

Sin embargo, a pesar de tanta desolación, son esperanzadoras y motivantes las palabras de la madre cuando le dice al hijo: “no tengas miedo y creeme, ya va a llegar el momento que la gente te admire”. Es imposible no pensar en la madre de uno y recordar los momentos en que nos cobijaba hace varios años cuando éramos bien chicos.

Cuando uno siempre tuvo una personalidad tímida, y todo el embrollo social lo costó mucho más que a otras personas, le es inevitable toparse con una canción como esta y no sentirse movilizado. Con el tiempo, uno aprende que la timidez no es un defecto y que no hay que tenerle miedo. Lo que sí creo que hay que hacer, es asumirla, y vivir una vida sin pretender ser alguien que no se es, o pretender tener un perfil que ni siquiera se está cerca de tener. Hace algunos años, alguien que recién conocía me dijo así a la pasada: “no tenés que preocuparte por la timidez, también está en el otro saber interpretarla”. Como que dejara que la pelota pasara para el otro lado. Y aunque no lo crean, esa frase, que tengo presente a cada rato, me ha ayudado a cambiar la forma de encarar muchas situaciones de la vida.

Para ir terminando (me parece que fue mucho el párrafo anterior para un blog de canciones, ¿no?), les cuento que para sorpresa de varios (me incluyo), este tema sonó en el recital de Millencolin el pasado octubre en Argentina. En el medio de todo el descontrol, el cantante se colgó la acústica al hombro y arrancó. Sin dudas se transformó en uno de los momentos más emotivos de la noche y uno de los principales motivos de mi disfonía en los días posteriores. Espero que lo escuchen y lo disfruten tanto como yo…

Anuncios